Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Basics

Carding, el peligro del fraude con tarjeta de crédito

0 comentarios
miércoles, 12 de junio de 2013
Carding, el peligro del fraude con tarjeta de crédito

Es el nombre que se da al delito tecnológico en el que se involucran fraudes con tarjetas de crédito.

 

Hablamos del uso ilegitimo, con ánimo de lucro, de las tarjetas de crédito de otra persona, un delito muy común dentro del binomio delincuencia-nuevas tecnologías.

 

El objetivo del carder es hacerse con los datos numéricos de la tarjeta, incluido el de verificación.

 

Aunque existen algoritmos para determinar los números de tarjeta, lo más común es que nos la fotografíen al pagar en algún establecimiento, extraigan el número de nuestra correspondencia o, sencillamente, nos roben la cartera.

 

Además, estos fraudes pueden darse bien vía telefónica o también a través de Internet.

 

Si es por vía telefónica, la víctima puede ser blanco de ingeniería social, es decir, la capacidad que tiene una persona de convencer a otra a hacer algo indebido o reprobable a través de mecanismos verbales inconscientes, y de forma ingenua dar su número de tarjeta de crédito.

 

Así, se harán pasar por empleados de la entidad que emite la tarjeta para después, con los datos obtenidos, ponerse en contacto con nuestra entidad bancaria suplantando nuestra identidad, indicando que quisimos hacer una compra y nuestra tarjeta fue rechazada. Todo ello, con el fin de obtener información ya más precisa, como por ejemplo, si se trata de una tarjeta principal o si es de uso nacional o mundial.

 

Con todo estos detalles, el carder ya podrá iniciar sus compras electrónicas. Para no levantar sospechas, las operaciones serán de poco importe y secuenciales, de tal modo que es difícil darse cuenta de que la estafa está sucediendo.

 

En el caso de ser “atacados” a través de Internet, nunca hay que responder a correos electrónicos que soliciten información de nuestras tarjetas

 

El argumento que utilizarán es que de no acceder a dar el número de tarjeta se perderían nuestros datos bancarios y, en algunos casos, que podrían ser canceladas las cuentas.

 

La última variante del carding es a través del teléfono móvil. La víctima recibe un mensaje de que su tarjeta ha sido bloqueada y debe rellenar un formulario de datos para reactivarla y evitar que se anule.

 

En este sentido, las empresas emisoras de tarjetas de crédito hacen hincapié en que jamás enviarán un email o mensajes por móvil solicitando el número de tarjeta del cliente, la fecha de expiración, etc.  

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!