Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Basics

Cómo evitar los ciberataques

0 comentarios
miércoles, 03 de junio de 2015
Cómo evitar los ciberataques

Perder información confidencial, contenidos de las bases de datos o sufrir la desconfiguración de la red informática supone un drama para las empresas que se salda no sólo con pérdidas económicas, sino también con el deterioro de la imagen pública. En España se registraron el año pasado más de 70.000 agresiones cibernéticas, lo que nos convierte en el tercer país del mundo que más ataques recibe, por detrás sólo de Estados Unidos y Reino Unido.

 

Uno de los muchos problemas de los ciberataques  es que ahuyentan a los inversores. Así lo pone de manifiesto una encuesta realizada por FTI Consulting para la consultora KPMG a 133 inversores institucionales de todo el mundo. El estudio afirma que casi 8 de cada 10 inversores podría perder el interés por empresas que han sufrido ciberataques. Los resultados del informe muestran que estos perfiles están empezando a tomar conciencia sobre la importancia de la ciberseguridad en las empresas, es más, un 86% de los mismos la considera un área prioritaria de crecimiento.

 

La mayoría de los  ciberataques se centran en ataques a bancos y entidades financieras, pero sus acciones perjudican a miles o millones de usuarios cuya información personal se encuentra almacenada en inmensas bases de datos de dichas instituciones. Sin embargo, en los últimos años, también las pequeñas empresas se han convertido en uno de los blancos preferidos de los ciberdelincuentes, en gran medida porque la mayoría carece de tiempo, presupuesto y experiencia para implementar sistemas de seguridad integral.

 

Defenderse de este tipo de delitos no es una tarea sencilla, en la mayor parte de los casos los programas antivirus, incluso los profesionales, son incapaces de detectar este tipo de malware una vez instalados. La Red se está convirtiendo en un campo de batalla invisible y lo mejor es conocer las claves para intentar evitar ser víctima de estos delitos. Para evitar que cualquier vulnerabilidad o pérdida de datos suponga un gran impacto financiero, se recomienda seguir una serie de pautas:

 

Protección: Las direcciones IP pueden servir como una puerta de entrada para acceder a otras partes de la red. En este listado entrarían ordenadores, routers, conmutadores, servidores, bases de datos o impresoras.

 

Dispositivos móviles: Conviene tener un cuidado especial con este tipo de dispositivos. Hay que integrar la opción de bloqueo, tener una contraseña segura y configurarlos para que sólo se puedan instalar aplicaciones de fuentes de confianza.

 

Actualizaciones: Es fundamental mantener el software actualizado. Para ello, una buena costumbre es preguntar al proveedor del software cuándo se distribuyen nuevos parches que lo mejoran.

 

Usuarios y contraseñas: Esta es la principal puerta por la que los hackers entran a los sistemas. Una clave compleja y única puede marcar la diferencia. Es indispensable cambiar con frecuencia todos los nombres de usuario y contraseñas predeterminados. Las contraseñas más seguras son una combinación de números y letras en mayúsculas y minúsculas.

 

Acceso inalámbrico: Las redes más adecuadas son las WPA2+ con cifrado AES en clave. Por eso, hay que solicitar al distribuidor que configure la red inalámbrica de esta manera.

 

Responsabilidades: Aunque en muchas pequeñas y medianas empresas los puestos suelen estar difusos, es importante nombrar un responsable de seguridad informática que controle que las medidas implantadas se están llevando a cabo.

 

 

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!