Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Basics

El Big Data aplicado a la ciberseguridad

0 comentarios
jueves, 11 de septiembre de 2014
El Big Data aplicado a la ciberseguridad

Es algo ya conocido que el Big Data se refiere a conjuntos de datos que no pueden ser capturados, almacenados ni analizados con el software y la infraestructura tradicionales que se han ido empleando hasta ahora.

 

En el concepto de Big Data no sólo confluyen los datos relacionales “tradicionales”, sino también la información procedente de las interacciones sociales. Sólo de datos compartidos en Internet, se calcula que la cifra subida diariamente al ciberespacio es de 2,5 trillones de bytes.

 

Sin embargo, lo determinante de este ingente volumen de datos es su procesamiento. Es esta particularidad lo que convierte al fenómeno del Big Data en toda una revolución industrial de los datos en los ámbitos empresarial, de consumo e institucional.

 

De ahí, que sea visto, incluso, como una herramienta de inteligencia en las estrategias de ciberseguridad ante la creciente proliferación de acciones delictivas en el ciberespacio.

 

Las organizaciones se enfrentan diariamente a una batalla tecnológica y de ingenio para extraer información con valor estratégico de los grandes conjuntos de datos relevantes para la seguridad. Y lo hacen con el problema añadido de que muchas de las fuentes de donde provienen esos datos no han sido utilizadas todavía en operaciones de seguridad porque, según señalan los expertos “los formatos de datos son muy diversos, se transforman muy rápido, o simplemente son demasiado grandes”.

 

El reto, por tanto, se centraría en que el Big Data se convierta en elemento habilitador de la capacidad de las organizaciones para visualizar y analizar toda la información relacionada con la seguridad, tanto a nivel interno como externo, para posteriormente desarrollar y activar mecanismos de defensa adecuados que protejan los activos más sensibles y valiosos.

 

Es así como el Big Data impulsaría modelos de seguridad más eficaces para identificar riesgos y contrarrestar las diversas formas de ciberataques. 

 

En el ámbito financiero, su principal aplicación práctica estaría en el control del fraude tanto para minimizar los riesgos del uso indebido de medios de pago como para evitar operaciones fraudulentas en la solicitud de créditos al consumo. 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!