Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Basics

La falsedad documental, el método más empleado para cometer fraude

0 comentarios
lunes, 16 de noviembre de 2015
La falsedad documental, el método más empleado para cometer fraude

La emisión de documentos de identidad ha aumentado notablemente en la última década, convirtiéndose en el método más efectivo a la hora de autentificar la identidad de los individuos, así como medio potencial donde almacenar datos clave de Identificación en formato electrónico.

 

Los documentos de identidad se utilizan a menudo como medio para autorizar, así como combatir el fraude y la usurpación de identidad. Sin embargo, al igual que sucede con otros sistemas de identificación, los documentos de identidad se encuentran siempre bajo la amenaza de intentos de falsificación por parte de delincuentes.

 

Falsificar es el acto que consiste en la creación o modificación de ciertos documentos, efectos o productos (bienes y servicios) con el fin de hacerlos parecer como verdaderos, o para alterar o simular la verdad. Es una copia o imitación de algo que se quiere hacer pasar por auténtico. Falsificación es sinónimo de fraude, engaño o imitación. La falsificación de documentos públicos o privados, monedas, billetes, etc. afectan a la fe pública pudiendo llegar a una modalidad de fraude.

 

Los documentos falsos cada vez son más difíciles de identificar. En los casos más sencillos, pueden identificarse por su burda manufactura y en algunos más elaborados, por los dispositivos de seguridad. La falsificación no es una nueva forma de delinquir, puesto que hay registro histórico de diferentes modos de alterar documentos originales, pero la versatilidad actual promovida por los conocimientos técnicos y habilidades personales de los falsificadores logran cada vez más imitaciones casi imposibles de detectar.

 

Con el nacimiento de las tecnologías electrónicas y a partir de las fotocopiadoras, la problemática relativa a este tipo de delito ha incrementado exponencialmente. En la actualidad, debido a la existencia de escáneres de alta resolución y por ende calidad, a lo cual se unen los ordenadores y a las impresoras digitales de diverso tipo, como por ejemplo las IT o de inyección de tintas, el láser, o las termográficas, han logrado que la calidad de las falsificaciones haya mejorado de forma inimaginable.

 

A pesar de los grandes avances tecnológicos y de los medios de protección que tienen los modernos sistemas de pagos, nadie puede sentirse totalmente a salvo de sufrir una falsificación de su firma, de sus documentos de identificación personal o de la utilización de su tarjeta de pago fraudulentamente. Con frecuencia leemos en los medios de comunicación noticias de estafas cometidas con tarjetas de crédito sustraídas o perdidas, de préstamos conseguidos con documentación falsa o de suplantación de personalidad mediante la imitación de la firma. Estos hechos demandan una respuesta técnica, científica y fiable para poder, si no acabar con esta práctica delictiva, reducir el riesgo lo máximo posible.

 

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!