Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

¿Cómo se identifica el riesgo en operaciones de crédito?

0 comentarios
viernes, 07 de noviembre de 2014
¿Cómo se identifica el riesgo en operaciones de crédito?

El cambio que han experimentado los servicios financieros en los últimos años, considerando factores como la globalización o la inclusión de las nuevas tecnologías, ha hecho más complejas las actividades de las entidades y, por extensión, sus perfiles de riesgo.

 

En la banca tradicional, los riesgos ya identificados están asociados al crédito, la liquidez, el mercado y el tipo de interés. Y, aunque los tipos básicos de riesgo que genera, por ejemplo, la banca electrónica, no son  nuevos, sí lo es la forma en que aparecen, así como la magnitud de su impacto y consecuencias.

 

El Comité de Basilea, en línea con estas transformaciones, introduce y reconoce en su acuerdo conocido como Basilea II, una serie de nuevos riesgos específicos que agrupa bajo la categoría de riesgo operativo y que define como “el riesgo de sufrir pérdidas debido a la inadecuación o a fallos de los procesos, personas o sistemas internos o bien a causa de acontecimientos externos”.

 

Para la identificación y posterior análisis de este tipo de riesgo, se tiene en cuenta que el uso de tecnologías cada vez más automatizadas puede hacer que, si éstas no se someten a los controles adecuados, los riesgos derivados de errores de procesamiento manual se materialicen ahora en fallos en el sistema.

 

Estos problemas relacionados con la seguridad del sistema junto al fraude interno y externo conforman el riesgo operacional y tiene como consecuencia pérdidas considerables para las entidades además de un sobrecoste de las operaciones crediticias para los usuarios.

 

Por ejemplo, el uso personal de información del cliente tal como la verificación de información, número de las tarjetas de crédito o número de las cuentas bancarias en una transmisión electrónica carente de seguridad permitiría a un ciberdelincuente tener acceso directo a las cuentas de los clientes.

 

Los nuevos servicios de las entidades financieras, a gran escala y por diferentes vías, hace necesario, por tanto, el mantenimiento continuo de controles internos de alto nivel que identifiquen, para su posterior gestión, los diferentes tipos de riesgo operativo como fuentes de pérdidas sustanciales.

 

El riesgo operativo puede surgir de:

 

Fraude interno: Errores intencionados en la información sobre posiciones, robos por parte de empleados o utilización de información confidencial en beneficio de la cuenta del empleado, entre otros.


Fraude externo: atraco, falsificación, circulación de cheques en descubierto, daños por intrusión en los sistemas informáticos, ciberterrorismo. 


Prácticas con los clientes, productos y negocios: abusos de confianza, abuso de información confidencial sobre el cliente, negociación fraudulenta en las cuentas de la entidad, blanqueo de capitales, venta de productos no autorizados, etc.


Daños a activos materiales: vandalismo, terremotos, incendios e inundaciones.


Alteraciones en la actividad y fallos en los sistemas: fallos del hardware o del software, problemas en las telecomunicaciones, interrupción en la prestación de servicios públicos, como lo más destacado.


Ejecución, entrega y procesamiento: errores en la introducción de datos, documentación jurídica incompleta, concesión de acceso no autorizado a las cuentas de los clientes, prácticas inadecuadas de contrapartes distintas de clientes, etc.

 

Ante esta situación, el sector financiero identifica y evalúa sus riesgos operativos de diversas maneras. Desde la auto-evaluación, en la que la entidad comprueba la vulnerabilidad de sus operaciones y actividades ante el riesgo operativo; a la asignación de riesgos, donde las diferentes unidades de negocio, funciones organizativas o procesos se agrupan para, en su caso, dejar al descubierto ámbitos que presenten deficiencias y determinar cuáles son las prioridades para su gestión; pasando por los indicadores de riesgo que asume cada entidad y cálculos que  cuantifiquen su exposición al riesgo operativo utilizando diversos métodos. 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!