Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

El fraude con tarjetas cuesta un euro de cada 2,6 gastados

0 comentarios
miércoles, 26 de febrero de 2014
El fraude con tarjetas cuesta un euro de cada 2,6 gastados

El fraude con tarjetas de crédito y débito en la zona única de pagos en euros (SEPA) se incrementó en 2012, como consecuencia del aumento generalizado del fraude online.


Esta es la principal conclusión del último informe publicado por el Banco Central Europeo, en el que se señala que por cada 2,6 euros gastados en operaciones con tarjetas de crédito o débito, 1 euro se pierde como consecuencia del fraude.


Es decir, si la progresión fuese constante, de cada 100 euros de una transacción, la pérdida por fraude podría llegar a los 38 euros.


El importe del fraude ascendió a 1.330 millones de euros en 2012, un 14,8% más que el año anterior.


Este incremento del fraude en las transacciones por internet se justifica por el fuerte crecimiento de la venta online.


Sin embargo, el fraude como porcentaje del valor total de las transacciones se mantuvo por debajo de los niveles registrados entre 2008 y 2010. Representa un porcentaje del 0,038% del volumen global de las transacciones realizadas que ascendió a los 3,5 billones de euros.


Para Vítor Constâncio, vicepresidente del BCE, estos datos muestran que “debemos permanecer vigilantes”, aunque “es reconfortante ver que los niveles de falsificación son más bajos en el interior de la zona SEPA que en el exterior, gracias a los estándares de seguridad más altos".


El informe, elaborado por el BCE y los 18 bancos centrales nacionales de la zona euro, basan sus datos tanto en las tarjetas de crédito como de débito, además de considerar el pago con presencia física de la tarjeta (CP) y sin ella (CNP).


Así, alrededor del 60% del valor del fraude se registró sin hacer uso físico de la tarjeta; es decir, a través de pagos por teléfono o Internet, mientras que un 25% se produjo en terminales de punto de venta y el resto en cajeros automáticos mediante tarjetas falsificadas o clonadas.


El fraude sin el uso físico de tarjetas ha experimentando una tendencia al alza en los últimos años, en especial la registrada en 2012, con un incremento del 21% respecto al ejercicio anterior.


Teniendo en cuenta que se producirá un aumento de esta forma de pago, el BCE resalta “la necesidad de mejorar los estándares de seguridad para proteger los pagos por Internet, mejorar el almacenamiento de datos y la comunicación, así como las prácticas de seguridad en línea”.


Por distribución geográfica, el informe revela que las tarjetas emitidas en Francia, Reino Unido y Luxemburgo fueron las que experimentaron las mayores pérdidas por fraude en proporción a las transacciones realizadas.

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!