Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

El mejor antídoto contra el fraude es la prevención

0 comentarios
viernes, 29 de julio de 2016
El mejor antídoto contra el fraude es la prevención

La identidad de una persona se compone, al igual que un puzle, de piezas que van encajando hasta completar un todo. Nos diferencia de los demás y se refleja en toda la documentación que vamos generando asociada a ella: el Documento Nacional de Identidad o Pasaporte, cuentas bancarias, tarjetas de crédito, y hasta nuestra huella digital.


El robo de identidad es un delito que comete una persona que suplanta a otra mediante un ardid valiéndose de documentación o datos personales de un tercero para operar bancariamente, comprar bienes o contratar servicios y cargárselos a la cuenta de quién es sustituido.


Este no es un delito nacional, sino que es una pandemia internacional que se basa en cuatro pilares:


a) pocas medidas de seguridad para falsificar documentos de identidad o incluso sustraerlos directamente de los registros de las personas.


b) Las nuevas tecnologías permiten operar online, que si bien es una comodidad, implica el riesgo de que los datos personales puedan ser captados por terceros y luego utilizados para operaciones ilícitas.


c) Controles laxos de algunas entidades financieras en el momento de otorgar créditos, ventas a crédito, tarjetas y operaciones similares, que no ejercen un adecuado control de la identidad de sus futuros clientes.


d) Poca conciencia ciudadana de que los datos personales son, en manos inadecuadas, un riesgo por el potencial daño que posee su uso ilícito.


Sumemos esto a la expansión de la banca por Internet y la aplicación de las nuevas tecnologías al comercio, que han facilitado las compras, pero también el cibercrimen. Cuando estos dos elementos confluyen, y cuando no hay suficiente control por parte de las entidades y los sitios web, la Red se convierte en campo abonado para las estafas.


Pero, a diferencia del fraude con tarjeta de crédito –más habitual pero también más perseguido-, el fraude con DNI es menos conocido y se ponen por tanto menos medios para prevenirlo. Exigir una comprobación fehaciente de la identidad del comprador o agilizar la investigación de las suplantaciones de identidad, serían dos formas de prevenir este tipo de ciberdelitos.


En cualquier caso, el mejor antídoto contra el fraude es la prevención. Por ello es sumamente importante y necesaria la implantación de sistemas de prevención. Los sistemas de prevención que permitan contrastar los datos aportados a las entidades financieras son fundamentales para frustrar la comisión de los delitos y reducir los costes operacionales.


Cuando uno implementa un mecanismo, si el diseño de protección y prevención del fraude informático no fue bien ejecutado y su aplicación no fue verificada previamente, entonces caemos en la creencia de tener un mecanismo efectivo que en realidad no lo es.


Adicionalmente, hay otro aspecto que hace más sensible estas estrategias de protección como lo es la consultoría y la continua evaluación, porque su eficiencia puede cambiar a lo largo del tiempo. Por ello, siempre es importante validar y estar en conocimiento de los riesgos y en base a eso poder chequear la efectividad.

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!