Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

El papel de big data en el sector bancario y la lucha contra el fraude

0 comentarios
jueves, 07 de enero de 2016
El papel de big data en el sector bancario y la lucha contra el fraude

La banca moderna es, en esencia, un negocio basado en el manejo de información. Como tal, dispone de grandes fuentes de datos que son susceptibles de ser analizadas para mejorar aspectos diversos relacionados con el negocio, y esto es precisamente lo que están haciendo muchas entidades financieras. Gracias al big data los bancos y cajas de ahorro pueden mejorar áreas críticas para sus negocios.

 

Pero, ¿Conocen los bancos realmente bien a sus clientes? Posiblemente no lo suficiente, y esto es debido a que, por un lado, los datos que manejan residen en plataformas no interconectadas entre sí y, por otro, no están combinando esta información interna con datos externos procedentes por ejemplo de redes sociales, webs, o información pública procedente de plataformas open data.

 

En el momento en que puedan consolidar toda esta información interna y externa y gestionar los datos de forma única, las entidades financieras podrán tener una visión holística de sus clientes y serán capaces de recomendar y personalizar  ofertas comerciales ad hoc para cada cliente según sus necesidades y capacidades, y de esta forma mejorará la venta cruzada de productos financieros y el upselling.

 

Por otro lado, el big data puede ser un gran aliado para las entidades financieras en la gestión y optimización de todos los riesgos implícitos en su negocio. Mediante el uso de big data y gracias al conocimiento integral de los clientes, los bancos van a poder mejorar sus modelos de rating y scoring, lo que  no sólo minimizará el riesgo de crédito, también su seguimiento y la gestión de la morosidad y recuperación de activos deteriorados. Las entidades podrán detectar de forma muy temprana cuándo un crédito corre el peligro de entrar en mora y podrá así conectar de forma inmediata con el cliente para intentar solucionar el problema.

 

Una optimización del riesgo en una entidad financiera, independientemente del tipo que sea, significa una disminución de las provisiones necesarias en sus balances, lo que implica un mayor grado de confianza de los reguladores y, sobre todo y más importante, un aumento inmediato de los beneficios en sus cuentas de resultados.

 

El sector financiero siempre ha sido propicio a fraudes e irregularidades, que han ocasionado importantes pérdidas económicas tanto a entidades como a inversores, así como pérdidas de imagen y de clientes. A través de big data, las entidades financieras podrán implementar medidas para la detección de actividades fraudulentas tanto internas como externas en tiempo real, lo que les permitirá reducir las pérdidas asociadas a dichos fraudes.

 

En definitiva, es preciso que los bancos y cajas de ahorros no escatimen en recursos para poder reducir al mínimo el riesgo de fraude.

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!