Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

Empleados “fantasma” o el fraude de las nóminas

0 comentarios
jueves, 28 de enero de 2016
Empleados “fantasma” o el fraude de las nóminas

Un elemento fundamental en todas las empresas es la nómina. A menudo es objeto de errores, fraude y robos, debido a cambios en variables, como las complejas regulaciones impositivas, seguimiento del tiempo, asistencia, pagos basados en incentivos y cambios en los acuerdos salariales contractuales. Además, el alto volumen y la frecuencia de las operaciones hacen de la nómina un proceso complejo de evaluar.  

 

Encuestas recientes muestran que más del 50% de las empresas han sufrido un fraude de algún tipo en el último año, y que 61% de los fraudes se detectaron mediante controles internos, pero sólo 12% de los encuestados, a pesar de haber sufrido un fraude, tomaron medidas preventivas. ¿Cuáles son esas medidas? mejorar los controles internos.   

 

Los esquemas de fraude corporativo interno están divididos en tres grandes ramas: apropiación de activos, declaraciones fraudulentas y corrupción. Entre los primeros, una familia de fraude frecuente son los esquemas de nómina de sueldo, o “payroll”.



En los esquemas de payroll, el perpetrador falsifica o altera información en la nómina de pagos, provocando que la empresa, inadvertidamente, pague sueldos ficticios o duplicados, que finalmente van a parar a manos del defraudador, un cómplice o un “palo blanco”.



Típicas modalidades de fraude por payroll son el pago a “empleados fantasma”, la falsificación de carga horaria, y los esquemas de pago de “comisiones”. “Empleado fantasma” se refiere a “empleados” que figuran en la nómina de payroll, aunque en los hechos no hay tal empleado trabajando para la compañía; la empresa, sin embargo, le paga al “fantasma”, que en algunos casos, se trata de personas completamente ficticias y en otros, de personas reales cuya identidad está siendo utilizada por el defraudador.

 

Para operar exitosamente un esquema de “empleado fantasma”, deben ocurrir 4 cosas:

 

1. Incorporar al “fantasma” en la nómina de pagos.


2. Mantener actualizados los registros sobre horarios y salarios del fantasma.


3. Que la empresa gire un cheque o deposite el respectivo pago.


4. Que el pago sea direccionado hacia el perpetrador o un colaborador.



Se trata de un fraude interno relativamente simple de llevar a cabo con éxito por aquéllas personas cuyos cargos, poderes o funciones les permiten incorporar nuevos trabajadores en la nómina de pago, o remover a aquéllos cuyo vínculo laboral ha terminado.

 

Mitigar el riesgo de ser víctima de un fraude requiere de un sistema de actividades y controles que, en su conjunto, reduzcan la probabilidad de ocurrencia de fraude y conductas impropias, pero que, al mismo tiempo, maximicen la posibilidad de detectarlas, antes de que signifiquen un quebranto económico significativo.

http://goo.gl/vb86Rg

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!