Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

Fraude bancario; más vale prevenir que curar

0 comentarios
lunes, 06 de marzo de 2017
Fraude bancario; más vale prevenir que curar

El fraude en términos generales es un problema muy común al que cada vez más empresas deben enfrentarse en su día a día. Para ello, es necesario contar con una adecuada estrategia de seguridad integral que no sólo involucre a un buen equipo de profesionales especializados en esta materia, sino también son necesarias todas las herramientas físicas, tecnológicas y digitales al alcance para tener éxito en la prevención, detección y erradicación.


Para frenar esta escalada de acciones malintencionadas en las organizaciones, es preciso que las empresas impulsen una serie de medidas importantes. La primera, y más obvia, es la prevención. En materia de ética empresarial, a la larga resulta más barato prevenir que curar. Hacer frente a las consecuencias del fraude en una organización puede salir más caro que poner en marcha los mecanismos de prevención y control de riesgos.


Concretamente, el fraude contra la banca abarca una amplia gama de prácticas y actos ilícitos relacionados con el engaño o la tergiversación intencional, y suponen en torno a 12.000 millones de dólares al año. La lucha contra el fraude, los delitos financieros y las brechas de seguridad, en todas sus formas, son uno de los retos más costosos a los que se enfrenta el sector financiero.


La banca maneja grandes volúmenes de información que por sus características y demanda de análisis entran dentro del ámbito del Big Data. Sin embargo, tradicionalmente la detección del fraude se ha centrado en la búsqueda de patrones tales como las direcciones IP sospechosas o inicios de sesión inusuales.


El Big Data está cambiando drásticamente ese enfoque con soluciones analíticas avanzadas que intentan ser lo suficientemente potentes y rápidas para detectar el fraude en tiempo real e identificar riesgos de forma proactiva. Por ello, las entidades financieras están invirtiendo importantes cantidades de dinero en perfeccionar los algoritmos y la tecnología de análisis para combatir el fraude usando técnicas de Big Data.


Sin embargo, una encuesta realizada por Kaspersky Lab, en colaboración con B2B International, ha revelado que casi la mitad de los bancos y los sistemas de pago prefieren gestionar los ciberataques cuando se producen, en lugar de invertir en herramientas para prevenirlos. No en vano, muchos de los principales bancos del mundo lo han reconocido y desde hace tiempo y han puesto en marcha medidas de prevención del fraude, pero muchos todavía confían en una detección de fraudes reactiva.


Los riesgos, dependiendo de cómo son tratados, pueden aumentar el valor de una organización o bien erosionarlo de forma considerable si se materializan y no están bien gestionados. Cada año, los cibercriminales inventan métodos de ataque cada vez más sofisticados, y si los bancos no poseen las medidas de prevención adecuadas, dará lugar a un mayor crecimiento en el número de ciberataques y pérdidas financieras.

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!