Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

Fraude por robo de identidad

0 comentarios
jueves, 14 de agosto de 2014
Fraude por robo de identidad

La identidad de una persona se compone, al igual que un puzle, de piezas que van encajando hasta completar un todo. Nos diferencia de los demás y se refleja en toda la documentación que vamos generando asociada a ella: el Documento Nacional de Identidad o Pasaporte, cuentas bancarias, tarjetas de crédito, y hasta nuestra huella digital.


 

¿Nos pueden robar esa identidad? La respuesta es que sí. El fraude por robo de identidad es un delito en el que una persona obtiene y utiliza datos personales de otra persona para su propio beneficio.


 

El robo y uso fraudulento de números de DNI en Internet (para contratar servicios, pedir créditos, etc.) es menos frecuente que otras estafas, como el fraude con tarjetas de crédito o el phishing, sin embargo no hay estadísticas que confirmen el porcentaje exacto de estos delitos.


La Memoria de 2012 de la Agencia Española de Protección de Datos  (AEPD) menciona el incremento de un 222% en las denuncias relacionadas con altas fraudulentas en servicios de agua, luz, telecomunicaciones, etc.


Si nos centramos en este último servicio, la cifra supone un incremento del 92% con respecto al año anterior, la AEPD atendió un volumen cercano a las 112.000 consultas. Los principales temas sobre los que se ofreció asesoramiento fueron los relacionados con el sector de las telecomunicaciones (24,41% de las cuestiones) y con el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (10,5%).En el sector de las telecomunicaciones, las consultas se centraron en dos aspectos: el relacionado con los impagos en las facturas y la posterior inclusión en ficheros de morosidad (en ocasiones con referencia a empresas de recobro de deudas) y el relativo a altas fraudulentas sin información ni consentimiento de los abonados.


Una vez obtenido el documento de identidad o los datos de forma ilícita, los delincuentes los utilizan para la realización de compras fraudulentas o solicitudes de crédito de manera ilícita. En estos casos, los sistemas de prevención que permitan contrastar los datos aportados a las entidades financieras son fundamentales para frustrar la comisión de los delitos y reducir los costes operacionales.


 

La responsabilidad de quien usa el DNI y los datos de otra persona para adquirir productos o servicios está clara, pero ¿están obligadas las empresas a comprobar la veracidad de los datos aportados por los clientes, como sucede con las tarjetas de crédito?


La necesidad de estar seguro de quiénes son los clientes es fundamental, por lo que la validación de la identidad es cada vez más importante. Está claro que el primer paso es comprobar los datos identificativos, es decir, los que se reflejan en la documentación que la persona lleva consigo, validando esa documentación para comprobar la identidad mediante los métodos tecnológicos existentes que automatizan ese proceso garantizando altos niveles de seguridad.


 

Según la Encuesta de Delitos Económicos en España 2014 publicada por PWC, y de acuerdo con las respuestas obtenidas, el análisis de datos es el método que proporciona el mayor índice de detección de comisión de fraude en España, con un 19,4% de casos. En este sentido, el método más común para detectar fraude es el análisis de transacciones sospechosas, con un 16,3%. 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!