Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

La inteligencia de negocio como herramienta para la prevención del fraude

0 comentarios
jueves, 30 de junio de 2016
La inteligencia de negocio como herramienta para la prevención del fraude

No cabe duda alguna de que la detección del fraude es una de las máximas prioridades para compañías especialmente sensibles y expuestas a actividades fraudulentas. Aseguradoras, entidades financieras, banca... prácticamente la totalidad de las organizaciones que operan en estos sectores dedican esfuerzos titánicos a dotarse de las medidas de seguridad más avanzadas, especialmente las orientadas a la prevención del fraude y la estafa.

 

A medida que las amenazas de los criminales se vuelven más generalizadas y complejas, lo mismo ocurre con los intentos de las empresas y entidades financieras de minimizar el daño de estas amenazas. Lo que comenzó como un inconveniente de TI de proteger el correo electrónico y los sitios web contra el correo no deseado, se ha transformado en una batalla contra el fraude experto en robar información financiera, de productos y de personas, así como de transacciones bancarias, médicas y de comercio electrónico.

 

Hoy en día, el cibercrimen es un negocio muy lucrativo para los delincuentes, de hecho, las estadísticas así lo demuestran:

 

- El fraude que se comete sin que esté presente una tarjeta representará 2,900 millones de dólares en pérdidas para las empresas de Estados Unidos a lo largo de este año, y se calcula que en 2018 sea más del doble. (Aite Group)

 

- En 2106 las vulneraciones de datos han afectado a comercios minoristas de alto perfil, compañías de alta tecnología, instituciones financieras, universidades y proveedores de servicios de salud, entre otros.

 

- En 2015 una de cada siete tarjetas de crédito y débito estuvo expuesta a una vulneración de datos en Estados Unidos. (Discover)

 

- En el primer semestre de 2014, tan solo el robo de identidad dio como resultado pérdidas de 2,200 millones de dólares para empresas globales. (centro de control

antifraude de RSA)

 

- En 2013 se detectaron un millón de aplicaciones de Android maliciosas y de alto riesgo. (Trend Micro)

 

 - Las pérdidas globales por apropiación de cuentas corporativas fueron de

523 millones de dólares en 2013, y se estima que alcanzarán casi 800 millones durante este año. (Aite Group)

 

- Un ataque dirigido de cibercrimen tiene un costo promedio de 214,000 dólares por incidente. (Ponemon Institute)

 

Con la proliferación de los nuevos dispositivos, un consumidor cada vez más móvil y una integración más estrecha entre canales, las organizaciones deben repensar seriamente las nociones tradicionales acerca de lo que constituye una amenaza y cómo protegerse de manera inteligente contra ella. La ampliación del alcance de las medidas de seguridad es un imperativo del negocio,  ya que se calcula que las pérdidas por este tipo de delitos alcanzan los cientos de miles de millones de dólares por fraude financiero, además del tiempo y los gastos necesarios para reparar el daño.

 

La prevención del fraude basada en inteligencia ofrece un modelo de seguridad que permite detectar los riesgos y evaluar los costos. Además, mejora el rendimiento del monitoreo y permite tomar decisiones más rápidas mediante la incorporación de los beneficios de la analítica de big data enfocada a acciones fraudulentas. Las herramientas de big data permiten a los equipos de fraude y seguridad de la información recopilar una mayor cantidad de datos más variados. En la mayoría de las empresas y entidades financieras se generan miles de fuentes de registro de datos, que son vitales para detectar comportamientos sospechosos, descubrir  amenazas, vulnerabilidades y prevenir incidentes de seguridad.

 

Para concluir, la prevención, detección y mitigación de fraudes será un reto constante y perdurable. El uso de la inteligencia para optimizar los esfuerzos de prevención de fraude y administrar los riesgos, permite que los recursos se concentren en actividades de alto valor y en el crecimiento del negocio y reduce las pérdidas por fraude, vulneraciones no detectadas y otras amenazas en constante evolución. Con la prevención de fraude basada en inteligencia, su organización estará bien posicionada para hacer frente a las amenazas cambiantes actuales y anticiparse a las amenazas futuras.

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!