Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

Luis Díez de Vega: "Queremos ser el centralizador de acceso a la información útil para la prevención del fraude en la financiación"

0 comentarios
martes, 24 de febrero de 2015
Entrevista (1ª parte)
Luis Díez de Vega: "Queremos ser el centralizador de acceso a la información útil para la  prevención del fraude en la financiación"

El director general de Confirma Sistemas, hace un repaso de cómo ha evolucionado la prevención del fraude en España, analiza el desarrollo de herramientas concretas y describe el trabajo específico que se está realizando en la compañía para la mejora del servicio de prevención del fraude, desde el ejercicio teórico a la práctica, escuchando la experiencia de los usuarios de la Plataforma Confirma que la han puesto en marcha.


En otros países europeos se conocen y evalúan las cifras del fraude operacional. ¿Por qué no se hace esto mismo en España?


En España no se habían creado las condiciones oportunas para vencer el miedo lógico de las entidades a compartir información entre competidores. En otros países, tampoco ha habido un trasiego indiscriminado de datos, pero, por ejemplo, en una sociedad como la británica, en la que no hay documentos de identidad como los nuestros, es mas grande la necesidad de compartir información entre financiadores para poder obtener algún dato sobre la identidad de alguien concreto.


 

Las grandes consultoras hacen algunas estadísticas en las que se estiman cálculos de riesgos operativos en España, que van en línea con las cifras que se manejan en Europa.


Además, el riesgo operacional recogido en las medidas de Basilea, ha determinado que las entidades sujetas a esta normativa –grandes bancos, sobre todo-, tengan que hacer esos cálculos.


Se sabe que el riesgo operacional provoca grandes pérdidas. ¿Qué puede hacer el sector?


Cualquier entidad que asume un riesgo mediante la financiación de bienes o adelantando activos, es susceptible de compartir información en un entorno seguro y de protección de datos de los ciudadanos, gracias al Servicio que prestamos, y a la herramienta segura que gestiona dicha información. Este camino se perfila como la mejor manera de garantizar un sistema de prevención capaz de anticipar posibles fraudes en la admisión de este tipo de operaciones.

 

Es predecible que con la paulatina recuperación económica, vuelva a fluir el crédito al consumo. ¿Estamos preparados tecnológicamente para enfrentar también un posible crecimiento del fraude?


En el año 2009, en ASNEF ya se hizo una edición de un Informe sobre el impacto del fraude en la la operativa del crédito al consumo y proponía métodos para evitarlo. Ya en ese momento, anterior a la crisis, y, por tanto, con un elevado número de solicitud de créditos, se decía que había que cambiar ciertas cosas.


El fraude ya se intuía como problema y, aunque iba en aumento, sólo se tenían intuiciones, como digo, porque no se medía de forma concreta.


En estos años de  crisis, el consumidor necesita financiarse más, si cabe, y se incrementan las conductas fraudulentas a través de la manipulación de documentación, suplantación de identidad… Las entidades financieras empiezan a preocuparse y a ocuparse. Pasan de situar las pérdidas por fraude operacional en las cuentas de morosidad, a tomar medidas concretas.


Con ello, ven que las cifras empiezan a bajar desde un 1-2% de pérdidas con respecto a su cifra de negocio hasta un 0.20%-0.50%, aproximadamente. Los comités de dirección de las entidades comienzan a exigir medidas para reducir estas partidas y premian el hecho de bajarlas.


En definitiva, se sensibilizan con la intención de alcanzar porcentajes inferiores al 0.10% de la producción.

 

¿Está entre estas medidas concretas, el compartir información entre entidades?


Sin duda, es una gran solución.


Que los actores de una industria compartan información de la admisión de sus operaciones o, incluso, en la vida posterior a la operación para evitar que les engañen, suena lógico y racional.


El mero hecho de compartir la información de los solicitantes para saber si a ti te están dando unos datos y en otra entidad, otros, es la base para evitar y prevenir el fraude.


Lo ideal sería contar con bureaus de información positiva, pero como, hoy por hoy, no existen en nuestro país, el compartir  información con la única finalidad de prevenir fraude es el primer paso para buscar soluciones globales.


En países como EEUU y Reino Unido, donde se comparte información entre entidades, aunque el fraude es elevado, se detecta mucho y este es el objetivo.


También los beneficios del conocimiento compartido se extienden a los ciudadanos, a los consumidores. En el momento de solicitar financiación, si la entidad conoce la información de su potencial cliente podrá ofrecerle una mejor propuesta, más personalizada.

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!