Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

Reflexiones sobre el futuro de la seguridad; cinco tendencias clave

0 comentarios
lunes, 23 de enero de 2017
Reflexiones sobre el futuro de la seguridad; cinco tendencias clave

Hablar sobre las tendencias tecnológicas en seguridad de la información para los próximos años resulta un ejercicio novedoso y técnicamente atractivo. Conocer los futuros desarrollos en firewalls, aplicaciones inteligentes de seguridad en la web, Big Data, biometría móvil, aplicaciones de monitoreo y control de comportamientos, entre otros, no deja de ser una materia de estudio transitoria, dado que a medida que evolucionan las TI, asistimos a una creciente proliferación de las amenazas de seguridad y ciberataques a nivel mundial.

 

Podemos anotar que las tendencias aceleran la carrera tecnológica en el contexto de nuevas armas informáticas, la disuasión ya no será por contar con armamento nuclear (que no dejará de ser intimidante) sino por las capacidades inciertas de las naciones para reaccionar frente a un ciberataque. De igual forma, los legisladores y políticos tomarán los ciberataques como acciones agresivas que son capaces de desestabilizar un país y por lo tanto, avanzarán más rápido en la aprobación de acciones y presupuestos para contar con mejores capacidades y defensas en las naciones.

 

Cada año, aparecen nuevas amenazas que pueden poner en riesgo la seguridad y, por extensión, la actividad de cualquier compañía. Tanto la seguridad de la información como la privacidad serán temas relevantes para las entidades financieras, las empresas y los individuos. Bancos y empresas verán que la digitalización de sus operaciones las hará más eficientes y estratégicas, y por tanto observarán un incremento de amenazas.

 

Ante este nuevo escenario, que no parece tener marcha atrás, podemos concretar cinco tendencias clave de seguridad de cara a los próximos años.

 

– Los ataques móviles seguirán creciendo. Ante el gran aumento de usuarios de dispositivos y aplicaciones móviles, los ciberdelincuentes han puesto sus miras en este target para dirigir sus ataques. No cabe duda de que la movilidad seguirá aportando cada vez más ventajas a los usuarios, pero también implicará nuevos retos de seguridad a los que habrá que hacer frente, ya que el incremento de los dispositivos conectados a las redes y la proliferación de los sistemas de pago a través del móvil hacen más compleja la gestión de su seguridad, otro reto al que habrá que hacer frente.

 

– Incremento de las vulnerabilidades de código abierto. La apuesta por el software de código abierto sigue gozando de una notable aceptación en numerosas corporaciones de todo el mundo por las ventajas que les aporta, especialmente, en lo que a la no dependencia de un proveedor se refiere. Esta continua adopción del código abierto, unido al refuerzo de la seguridad que los proveedores comerciales hacen de sus soluciones, ha llevado a los ciberdelincuentes a lanzarse en busca de vulnerabilidades en las soluciones open source.

 

– La cadena de suministro se hace más débil. La proliferación de ataques a la que hemos asistido en los últimos tiempos ha estado relacionada con el robo de credenciales a empresas de la cadena de suministro. Aquellas empresas que quieran hacer frente a estos peligros tendrán que hacer uso de las soluciones de inteligencia contra amenazas que sean capaces de monitorizar cualquier cambio en el complejo ecosistema de la cadena de suministro.

 

– Crece la industria dedicada a ataques. En los últimos años, los cibercriminales se han especializado en técnicas y objetivos a los que dirigir sus ataques poniendo en su blanco de mira a empresas de sectores específicos que cuentan con menor protección, Aunque algunos ya hemos visto que empiezan a reaccionar a estas ciberamenazas, todo apunta a que el sector sanitario y el de retail seguirán siendo en un futuro próximo los blancos más fáciles, a menos que avancen en la protección de sus TI.

 

– Herramientas para salvaguardar la privacidad. Aunque empresas y entidades financieras se han puesto manos a la obra para mejorar la ciberseguridad y gestionar la privacidad de los datos, lo cierto es que aún queda un largo camino por recorrer. En este sentido, el Big Data es un conjunto de herramientas informáticas que facilitan tratar series históricas de cantidades ingentes de datos e información que permiten proyectar amenazas en un determinado tiempo y lugar, dotando de proactividad y predictibilidad a los servicios de seguridad. Permiten, además, inferir comportamientos y dotar de una alta capacidad analítica a las empresas de seguridad más tecnológicas.

 

Por tanto, la mirada que hemos hecho al futuro nos advierte de grandes retos y cañadas oscuras que deberemos sortear para recomponer el camino, no para amedrentarnos frente las potencialidades de sus impactos negativos, sino para comprender y fortalecer sus aspectos positivos que aumenten la confianza de todos los actores sociales.

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!