Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

Smart Home, ¿un concepto seguro?

0 comentarios
jueves, 17 de diciembre de 2015
Smart Home, ¿un concepto seguro?

En la actualidad, el concepto de smart cities no resulta extraño para casi nadie, pero las ciudades inteligentes comienzan a construirse desde los cimientos. Los hogares de sus habitantes y las comunidades que forman con sus propietarios son las primeras piedras de las ciudades inteligentes del futuro.

 

Se considera que una ciudad es una smart city cuando aborda, desde la perspectiva digital, alguna de estas iniciativas: transporte, residuos, e-sanidad, energía o gobernabilidad. Teniendo esto en cuenta, España cuenta con una de las mayores redes europeas, con 65 urbes formando parte de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) y un presupuesto de 152,9 millones para seguir construyéndolas.

 

Pero, ¿qué ocurre cuando nos vamos a casa? La idea fundamental tras la tecnología Smart Home es efectivamente muy buena: en el futuro deberá ser posible controlar y manejar todos los aparatos del hogar, como detectores de humo que envían una alarma a través de Internet, aviso de robo por SMS, iluminación y calefacción controladas a través del Smartphone... Los componentes Smart Home hacen que todo esto sea posible. Sin embargo, a pesar de las increíbles posibilidades que tanto alaban los proveedores, la seguridad se queda a veces por el camino.


Aquellos componentes que tengan acceso a una red local, y por ello quizá también a Internet, serán susceptibles de sufrir ataques. Los equipos tienen diferentes cometidos en una vivienda inteligente y pueden clasificarse de la siguiente manera:


- Control de electricidad, calefacción y seguridad.

- Sistema de vigilancia de ventanas, puertas y habitaciones.

- Control de conectores con interruptor.

- Conexión de interruptores para luces, calefacción y electricidad.


Podemos imaginar una escena de película de terror si alguna de estas funciones fuese secuestrada: por ejemplo, en caso de que en un duro invierno un regulador de la calefacción baje la temperatura hasta tal punto que las tuberías del agua se congelen y revienten, desconecten la alarma o controlen la iluminación de la casa…


Dejando a un lado las películas de terror, la realidad es que el objetivo de la mayoría de los delincuentes es normalmente el dinero o datos valiosos. Según los planes de apagado y encendido de los aparatos, puede deducirse el momento en el que los habitantes estén o no en la vivienda. Si además también puede desconectarse la vigilancia de seguridad de puertas y ventanas, el intruso lo tiene muy fácil.


¿Dónde se encuentran las vulnerabilidades? Expertos han buscado puntos débiles en los principales sistemas de fabricantes de componentes para Smart Home. Examinaron el concepto de seguridad de cada uno de los paquetes de inicio. Se puso especial atención en la codificación de la comunicación, la autentificación activa, la manipulación por parte de externos y el manejo remoto seguro. Al fin y al cabo, los equipos pueden dirigirse mediante una aplicación de Smartphone, desde un navegador a través de WLAN o por la web.


Sin embargo, esto es sólo el principio de lo que está por venir… ¿Quién sabe si dentro de algunos años encontraremos casas que se abran con la huella de la mano de sus propietarios o con el escaneo del iris de sus ojos, ascensores que identifiquen a viajeros o garajes que aparquen solos los coches?

 

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!