Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal actualidad

5 reglas de oro para evitar que te estafen al alquilar a través de Airbnb

0 comentarios
lunes, 02 de julio de 2018
5 reglas de oro para evitar que te estafen al alquilar a través de Airbnb

Si existe una plataforma que ha revolucionado el sector turístico en la última década esta es sin lugar a dudas Airbnb. En estos diez años, millones de personas han confiado en el portal, convirtiéndolo en uno de los líderes del sector del alojamiento online. Su imagen conecta con un usuario que busca alquileres asequibles, acogedores, bien situados y, con frecuencia, también bonitos.

 

Sin embargo, como en todos los modelos de éxito, el riesgo para el cliente también existe y algunos de sus huéspedes -denominación utilizada por la compañía- han sido objeto de estafa. La propia plataforma publica algunas recomendaciones para evitar ser víctima de un timo, pero si quieres ir sobre seguro, te aconsejamos que leas con atención estas cinco reglas de oro, medidas preventivas que evitará más de un sobresalto.

 

1- Comprueba si te encuentras en la página real de Airbnb

 

Una de las estafas más frecuentes en la red se realiza a través del denominado ‘phishing ’, un método que consiste en suplantar la identidad de un tercero, haciendo creer a la víctima que se está tratando con el proveedor real. A partir de un correo electrónico, el delincuente virtual suele conducir a la víctima a un sitio web falso.

 

Por esta razón es imprescindible que, cuando operes con Airbnb revises la url. Observa que esta siempre empieza por “https”, es decir que se trata de una conexión a una página que utiliza lenguaje codificado y, por lo tanto, ofrece mayor seguridad. Ten en cuenta también que la plataforma no dispone de ‘live chat’, por lo que si la página te genera dudas, abandónala.

 

Si recibes correos fraudulentos, comunícalo al portal, puedes evitar que otra persona caiga en la trampa.

 

2- No contactes con el anfitrión por mail fuera de la plataforma

 

Aunque el anfitrión despierte en ti confianza, no te arriesgues a contactar con él fuera del entorno de Airbnb, podría tratarse de un engaño por parte del casero o de alguien que hubiera usurpado su identidad digital.

 

Es importante que tengas en cuenta que el portal únicamente envía mails a través de 10 direcciones de correo electrónico publicadas en su página web. Toma nota, son estas: @airbnb.com, @airbnbmail.com, @e.airbnb.com, @host.airbnb.com, @guest.airbnb.com, @airbnb.zendesk.com, @airbnbaction.com, @outreach.airbnb.com, @express.medallia.com o noreply@qemailserver.com.

 

3- No pagues directamente al anfitrión

 

Como en el caso anterior, utiliza la página del portal para realizar transacciones económicas, ya que, de producirse cualquier problema y pierdes el dinero, Airbnb no se hará responsable. Por lo tanto, aunque así te lo pidiera el anfitrión, no te arriesgues y desoye sus peticiones.

 

4- Analiza bien anfitriones y críticas

Desconfía a priori de un anfitrión sin apenas biografía con un alojamiento sin ninguna crítica. A priori, el propietario se verifica a través de una fotografía, el correo electrónico, el número de teléfono y las redes sociales.

 

Observarás que algunos de ellos se identifican con la etiqueta ‘Superhost’, un distintivo que destaca a propietarios modélicos para el resto de miembros de la comunidad. Optar por alquilar un apartamento a un Superhost garantiza que tratas con un casero experto y eficiente cuya propiedad ha tenido huéspedes un mínimo de diez veces a lo largo del último año, en el 90% de los casos responde en 24 horas, y ha obtenido 5 estrellas en el 80% de sus evaluaciones, entre otros requisitos. Si eres de los que se fía de sus propias impresiones, aprovecha la ocasión de utilizar la mensajería del portal, que te permitirá hablar a tiempo real con él.

 

5- Consulta la política de reembolso

 

No creas que Airbnb te devolverá tan fácilmente el importe de tu reserva. El portal dedica una página específica en la que detalla los tres únicos supuestos que permitirán hacerse con el reembolso, por lo que te recomendamos que antes de realizar cualquier reserva, los leas con atención.

 

El primero de ellos es la anulación por parte del anfitrión de la reserva poco antes del viaje o la imposibilidad “razonable” de acceder al alojamiento (por ejemplo, no tienes acceso a las llaves o al código de seguridad). La segunda es la descripción o ilustración inexacta de la propiedad (tamaño de las estancias, ubicación del inmueble o falta de servicios publicitados...), mientras que el tercer motivo por le que Airbnb acepta el reembolso es por la falta de limpieza o de seguridad entre otros aspectos.

 

Fuente: La Vanguardia

Si existe una plataforma que ha revolucionado el sector turístico en la última década esta es sin lugar a dudas Airbnb. En estos diez años, millones de personas han confiado en el portal, convirtiéndolo en uno de los líderes del sector del alojamiento online. Su imagen conecta con un usuario que busca alquileres asequibles, acogedores, bien situados y, con frecuencia, también bonitos.

Sin embargo, como en todos los modelos de éxito, el riesgo para el cliente también existe y algunos de sus huéspedes -denominación utilizada por la compañía- han sido objeto de estafa. La propia plataforma publica algunas recomendaciones para evitar ser víctima de un timo, pero si quieres ir sobre seguro, te aconsejamos que leas con atención estas cinco reglas de oro, medidas preventivas que evitará más de un sobresalto.

1- Comprueba si te encuentras en la página real de Airbnb

Una de las estafas más frecuentes en la red se realiza a través del denominado ‘phishing ’, un método que consiste en suplantar la identidad de un tercero, haciendo creer a la víctima que se está tratando con el proveedor real. A partir de un correo electrónico, el delincuente virtual suele conducir a la víctima a un sitio web falso.

Por esta razón es imprescindible que, cuando operes con Airbnb revises la url. Observa que esta siempre empieza por “https”, es decir que se trata de una conexión a una página que utiliza lenguaje codificado y, por lo tanto, ofrece mayor seguridad. Ten en cuenta también que la plataforma no dispone de ‘live chat’, por lo que si la página te genera dudas, abandónala.

Si recibes correos fraudulentos, comunícalo al portal, puedes evitar que otra persona caiga en la trampa.

2- No contactes con el anfitrión por mail fuera de la plataforma

Aunque el anfitrión despierte en ti confianza, no te arriesgues a contactar con él fuera del entorno de Airbnb, podría tratarse de un engaño por parte del casero o de alguien que hubiera usurpado su identidad digital.

Es importante que tengas en cuenta que el portal únicamente envía mails a través de 10 direcciones de correo electrónico publicadas en su página web. Toma nota, son estas: @airbnb.com, @airbnbmail.com, @e.airbnb.com, @host.airbnb.com, @guest.airbnb.com, @airbnb.zendesk.com, @airbnbaction.com, @outreach.airbnb.com, @express.medallia.com o noreply@qemailserver.com.

3- No pagues directamente al anfitrión

Como en el caso anterior, utiliza la página del portal para realizar transacciones económicas, ya que, de producirse cualquier problema y pierdes el dinero, Airbnb no se hará responsable. Por lo tanto, aunque así te lo pidiera el anfitrión, no te arriesgues y desoye sus peticiones.

4- Analiza bien anfitriones y críticas

Desconfía a priori de un anfitrión sin apenas biografía con un alojamiento sin ninguna crítica. A priori, el propietario se verifica a través de una fotografía, el correo electrónico, el número de teléfono y las redes sociales.

Observarás que algunos de ellos se identifican con la etiqueta ‘Superhost’, un distintivo que destaca a propietarios modélicos para el resto de miembros de la comunidad. Optar por alquilar un apartamento a un Superhost garantiza que tratas con un casero experto y eficiente cuya propiedad ha tenido huéspedes un mínimo de diez veces a lo largo del último año, en el 90% de los casos responde en 24 horas, y ha obtenido 5 estrellas en el 80% de sus evaluaciones, entre otros requisitos. Si eres de los que se fía de sus propias impresiones, aprovecha la ocasión de utilizar la mensajería del portal, que te permitirá hablar a tiempo real con él.

5- Consulta la política de reembolso

No creas que Airbnb te devolverá tan fácilmente el importe de tu reserva. El portal dedica una página específica en la que detalla los tres únicos supuestos que permitirán hacerse con el reembolso, por lo que te recomendamos que antes de realizar cualquier reserva, los leas con atención.

El primero de ellos es la anulación por parte del anfitrión de la reserva poco antes del viaje o la imposibilidad “razonable” de acceder al alojamiento (por ejemplo, no tienes acceso a las llaves o al código de seguridad). La segunda es la descripción o ilustración inexacta de la propiedad (tamaño de las estancias, ubicación del inmueble o falta de servicios publicitados...), mientras que el tercer motivo por le que Airbnb acepta el reembolso es por la falta de limpieza o de seguridad entre otros aspectos.

 

Fuente: La Vanguardia

 

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!