Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal actualidad

El futuro de los medios de pago, los wearables

0 comentarios
martes, 09 de abril de 2019
El futuro de los medios de pago, los wearables

Los smartwatches y las pulseras de actividad están cada vez más presentes en nuestro estilo de vida. Estos wearables no solo han simplificado el control de nuestra salud, sino que también han mejorado nuestra relación con el smartphone. Ahora, abren la puerta de un nuevo campo en el que cambiarán nuestra vida cotidiana: las compras. ¿Están los pagos en efectivo al borde de la extinción? ¿Ha llegado la hora del fin de la tarjeta de crédito? Esto es lo que nos espera.


Los wearables ofrecen una variedad de características que atraen a los usuarios. Recientemente, incluso se les ha añadido la posibilidad de ser utilizados para pagar tus compras. Porque sí, este tipo de pago es una de las innovaciones que ocuparán cada vez más espacio en nuestra vida diaria en el futuro.


Los bancos y los fabricantes lo han entendido muy bien: el pago sin contacto a través de wearables es un mercado en rápida expansión que nadie quiere perderse. Apple, Google, Samsung, Fitbit o Garmin (por nombrar sólo algunos) ya ofrecen sus soluciones para pagar a través de su smartwatch o pulsera de actividad. Todos estos servicios funcionan de la misma manera utilizando la tecnología NFC (Near-field communication), que también se utiliza para los pagos con tarjeta contactless. El despliegue de todas sus soluciones está actualmente en curso en la mayoría de los países desarrollados.


En particular, es la generación más joven la que puede ser la principal embajadora de este tipo de innovación. La generación del baby boom fue la que popularizó el uso de las tarjetas de crédito. La Generación Y o Millenials es la que utiliza activamente el pago a través de su smartphone y será la Generación Z la que realmente utilizará los wearables para pagar.


Más ventajas que desventajas


Es cierto que, incluso hoy en día, sigue existiendo una gran desconfianza hacia este tipo de pagos. En este tipo de pago sin contacto a través de los wearables todo el mundo es tratado de la misma manera. Independientemente del servicio utilizado, es necesario que introduzcas tus datos bancarios en alguna parte. En un mundo donde oímos hablar de estafas, robos, chantajes y otros casos de cyber-delincuencia todo el tiempo, una persona desinformada no se arriesga a introducir sus datos bancarios en ningún sitio. El riesgo de fraude puede asustar a los usuarios.


Afortunadamente, si se toman todas las medidas de seguridad, es muy poco probable que te encuentres con problemas de este tipo y, contrariamente a lo que uno podría pensar, no es más peligroso que pagar con otro medio de pago. Al igual que con las tarjetas de crédito, si alguien ha utilizado tu tarjeta de crédito de forma fraudulenta, tienes derecho a un reembolso de las cantidades descontadas de tu cuenta bancaria.


Después de un comienzo incipiente, a la sombra del pago móvil sin contacto, el pago a través de smartwatch está empezando tímidamente a hacer su debut. Las primeras experiencias, ya sea de clientes o comerciantes, son más que alentadoras sobre el éxito de este método de pago. Para los consumidores, se trata de la posibilidad de hacer compras sin tener necesariamente efectivo o una tarjeta de crédito encima. Así, ni siquiera tendrán que sacar el smartphone del bolsillo ni marcar ningún código secreto para validar sus compras. Para los comerciantes, esto ahorra mucho tiempo y las colas en la caja desaparecen, porque en promedio, se ahorran de 10 a 15 segundos por acción.


Fuente: androitpit.es

 

 

Los smartwatches y las pulseras de actividad están cada vez más presentes en nuestro estilo de vida. Estos wearables no solo han simplificado el control de nuestra salud, sino que también han mejorado nuestra relación con el smartphone. Ahora, abren la puerta de un nuevo campo en el que cambiarán nuestra vida cotidiana: las compras.  ¿Están los pagos en efectivo al borde de la extinción? ¿Ha llegado la hora del fin de la tarjeta de crédito? Esto es lo que nos espera.

Los wearables ofrecen una variedad de características que atraen a los usuarios. Recientemente, incluso se les ha añadido la posibilidad de ser utilizados para pagar tus compras. Porque sí, este tipo de pago es una de las innovaciones que ocuparán cada vez más espacio en nuestra vida diaria en el futuro.

Los bancos y los fabricantes lo han entendido muy bien: el pago sin contacto a través de wearables es un mercado en rápida expansión que nadie quiere perderse. Apple, Google, Samsung, Fitbit o Garmin (por nombrar sólo algunos) ya ofrecen sus soluciones para pagar a través de su smartwatch o pulsera de actividad. Todos estos servicios funcionan de la misma manera utilizando la tecnología NFC (Near-field communication), que también se utiliza para los pagos con tarjeta contactless. El despliegue de todas sus soluciones está actualmente en curso en la mayoría de los países desarrollados.

En particular, es la generación más joven la que puede ser la principal embajadora de este tipo de innovación. La generación del baby boom fue la que popularizó el uso de las tarjetas de crédito. La Generación Y o Millenials es la que utiliza activamente el pago a través de su smartphone y será la Generación Z la que realmente utilizará los wearables para pagar.

Más ventajas que desventajas

Es cierto que, incluso hoy en día, sigue existiendo una gran desconfianza hacia este tipo de pagos. En este tipo de pago sin contacto a través de los wearables todo el mundo es tratado de la misma manera. Independientemente del servicio utilizado, es necesario que introduzcas tus datos bancarios en alguna parte. En un mundo donde oímos hablar de estafas, robos, chantajes y otros casos de cyber-delincuencia todo el tiempo, una persona desinformada no se arriesga a introducir sus datos bancarios en ningún sitio. El riesgo de fraude puede asustar a los usuarios.

Afortunadamente, si se toman todas las medidas de seguridad, es muy poco probable que te encuentres con problemas de este tipo y, contrariamente a lo que uno podría pensar, no es más peligroso que pagar con otro medio de pago. Al igual que con las tarjetas de crédito, si alguien ha utilizado tu tarjeta de crédito de forma fraudulenta,  tienes derecho a un reembolso de las cantidades descontadas de tu cuenta bancaria.

Después de un comienzo incipiente, a la sombra del pago móvil sin contacto, el pago a través de smartwatch está empezando tímidamente a hacer su debut. Las primeras experiencias, ya sea de clientes o comerciantes, son más que alentadoras sobre el éxito de este método de pago. Para los consumidores, se trata de la posibilidad de hacer compras sin tener necesariamente efectivo o una tarjeta de crédito encima. Así, ni siquiera tendrán que sacar el smartphone del bolsillo ni marcar ningún código secreto para validar sus compras. Para los comerciantes, esto ahorra mucho tiempo y las colas en la caja desaparecen, porque en promedio, se ahorran de 10 a 15 segundos por acción.

 

Los smartwatches y las pulseras de actividad están cada vez más presentes en nuestro estilo de vida. Estos wearables no solo han simplificado el control de nuestra salud, sino que también han mejorado nuestra relación con el smartphone. Ahora, abren la puerta de un nuevo campo en el que cambiarán nuestra vida cotidiana: las compras. ¿Están los pagos en efectivo al borde de la extinción? ¿Ha llegado la hora del fin de la tarjeta de crédito? Esto es lo que nos espera.

Los wearables ofrecen una variedad de características que atraen a los usuarios. Recientemente, incluso se les ha añadido la posibilidad de ser utilizados para pagar tus compras. Porque sí, este tipo de pago es una de las innovaciones que ocuparán cada vez más espacio en nuestra vida diaria en el futuro.

Los bancos y los fabricantes lo han entendido muy bien: el pago sin contacto a través de wearables es un mercado en rápida expansión que nadie quiere perderse. Apple, Google, Samsung, Fitbit o Garmin (por nombrar sólo algunos) ya ofrecen sus soluciones para pagar a través de su smartwatch o pulsera de actividad. Todos estos servicios funcionan de la misma manera utilizando la tecnología NFC (Near-field communication), que también se utiliza para los pagos con tarjeta contactless. El despliegue de todas sus soluciones está actualmente en curso en la mayoría de los países desarrollados.

En particular, es la generación más joven la que puede ser la principal embajadora de este tipo de innovación. La generación del baby boom fue la que popularizó el uso de las tarjetas de crédito. La Generación Y o Millenials es la que utiliza activamente el pago a través de su smartphone y será la Generación Z la que realmente utilizará los wearables para pagar.

Más ventajas que desventajas

Es cierto que, incluso hoy en día, sigue existiendo una gran desconfianza hacia este tipo de pagos. En este tipo de pago sin contacto a través de los wearables todo el mundo es tratado de la misma manera. Independientemente del servicio utilizado, es necesario que introduzcas tus datos bancarios en alguna parte. En un mundo donde oímos hablar de estafas, robos, chantajes y otros casos de cyber-delincuencia todo el tiempo, una persona desinformada no se arriesga a introducir sus datos bancarios en ningún sitio. El riesgo de fraude puede asustar a los usuarios.

Afortunadamente, si se toman todas las medidas de seguridad, es muy poco probable que te encuentres con problemas de este tipo y, contrariamente a lo que uno podría pensar, no es más peligroso que pagar con otro medio de pago. Al igual que con las tarjetas de crédito, si alguien ha utilizado tu tarjeta de crédito de forma fraudulenta, tienes derecho a un reembolso de las cantidades descontadas de tu cuenta bancaria.

Después de un comienzo incipiente, a la sombra del pago móvil sin contacto, el pago a través de smartwatch está empezando tímidamente a hacer su debut. Las primeras experiencias, ya sea de clientes o comerciantes, son más que alentadoras sobre el éxito de este método de pago. Para los consumidores, se trata de la posibilidad de hacer compras sin tener necesariamente efectivo o una tarjeta de crédito encima. Así, ni siquiera tendrán que sacar el smartphone del bolsillo ni marcar ningún código secreto para validar sus compras. Para los comerciantes, esto ahorra mucho tiempo y las colas en la caja desaparecen, porque en promedio, se ahorran de 10 a 15 segundos por acción.

 

 

 

Los smartwatches y las pulseras de actividad están cada vez más presentes en nuestro estilo de vida. Estos wearables no solo han simplificado el control de nuestra salud, sino que también han mejorado nuestra relación con el smartphone. Ahora, abren la puerta de un nuevo campo en el que cambiarán nuestra vida cotidiana: las compras. ¿Están los pagos en efectivo al borde de la extinción? ¿Ha llegado la hora del fin de la tarjeta de crédito? Esto es lo que nos espera.

Los wearables ofrecen una variedad de características que atraen a los usuarios. Recientemente, incluso se les ha añadido la posibilidad de ser utilizados para pagar tus compras. Porque sí, este tipo de pago es una de las innovaciones que ocuparán cada vez más espacio en nuestra vida diaria en el futuro.

Los bancos y los fabricantes lo han entendido muy bien: el pago sin contacto a través de wearables es un mercado en rápida expansión que nadie quiere perderse. Apple, Google, Samsung, Fitbit o Garmin (por nombrar sólo algunos) ya ofrecen sus soluciones para pagar a través de su smartwatch o pulsera de actividad. Todos estos servicios funcionan de la misma manera utilizando la tecnología NFC (Near-field communication), que también se utiliza para los pagos con tarjeta contactless. El despliegue de todas sus soluciones está actualmente en curso en la mayoría de los países desarrollados.

En particular, es la generación más joven la que puede ser la principal embajadora de este tipo de innovación. La generación del baby boom fue la que popularizó el uso de las tarjetas de crédito. La Generación Y o Millenials es la que utiliza activamente el pago a través de su smartphone y será la Generación Z la que realmente utilizará los wearables para pagar.

Más ventajas que desventajas

Es cierto que, incluso hoy en día, sigue existiendo una gran desconfianza hacia este tipo de pagos. En este tipo de pago sin contacto a través de los wearables todo el mundo es tratado de la misma manera. Independientemente del servicio utilizado, es necesario que introduzcas tus datos bancarios en alguna parte. En un mundo donde oímos hablar de estafas, robos, chantajes y otros casos de cyber-delincuencia todo el tiempo, una persona desinformada no se arriesga a introducir sus datos bancarios en ningún sitio. El riesgo de fraude puede asustar a los usuarios.

Afortunadamente, si se toman todas las medidas de seguridad, es muy poco probable que te encuentres con problemas de este tipo y, contrariamente a lo que uno podría pensar, no es más peligroso que pagar con otro medio de pago. Al igual que con las tarjetas de crédito, si alguien ha utilizado tu tarjeta de crédito de forma fraudulenta, tienes derecho a un reembolso de las cantidades descontadas de tu cuenta bancaria.

Después de un comienzo incipiente, a la sombra del pago móvil sin contacto, el pago a través de smartwatch está empezando tímidamente a hacer su debut. Las primeras experiencias, ya sea de clientes o comerciantes, son más que alentadoras sobre el éxito de este método de pago. Para los consumidores, se trata de la posibilidad de hacer compras sin tener necesariamente efectivo o una tarjeta de crédito encima. Así, ni siquiera tendrán que sacar el smartphone del bolsillo ni marcar ningún código secreto para validar sus compras. Para los comerciantes, esto ahorra mucho tiempo y las colas en la caja desaparecen, porque en promedio, se ahorran de 10 a 15 segundos por acción.

 

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!