Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal actualidad

El open banking y la mejora en la gestión de las pymes

0 comentarios
martes, 02 de julio de 2019
Las nuevas facilidades del comercio electrónico abarcan sistemas de facturación que incrementan la eficiencia de forma exponencial
El open banking y la mejora en la gestión de las pymes

Gestada como una revisión de la Directiva de Servicios de Pago de 2007 y aprobada por la Comisión Europea en 2013, la PSD2 se encuentra enfocada a facilitar a usuarios particulares y empresarios sus distintas gestiones de comercio electrónico, fomentando una mayor competencia que beneficie a dichos consumidores y normalizando nuevas formas de pago disponibles desde nuestro propio ordenador o teléfono móvil.


Otro de los ámbitos en los que centra sus competencias es la mejora de los niveles de seguridad en los pagos de bienes o servicios dentro de Europa, así como en el garantizar la imposibilidad de que terceras personas no autorizadas puedan acceder a los datos bancarios.


Algo que se minimiza con la simplificación del proceso que propone. Y es que ya no será necesario recurrir a un proveedor de pagos electrónicos que contacte con la compañía de la tarjeta en cuestión, sino que el comprador podrá dar su consentimiento para realizar cualquier pago en su nombre a través de su cuenta corriente.


Las APIS, protagonistas del nuevo paradigma


Esa comunicación entre comercio y banco se producirá, de manera directa, a través de una API, una aplicación capaz de conectar un software con otro con el que no guarda ninguna relación inicial, no comparte una ubicación común y, en muchas ocasiones, con el que ni siquiera coincide en la tecnología empleada.


Llevadas al ámbito bancario, las APIs enlazarán a las entidades con dos clases de proveedores: unos que harán posible iniciar la transacción y otros que ya se vienen utilizando como son los agregadores de información financiera, que ofrecen distintos servicios de valor añadido a los clientes a través del acceso a sus perfiles.


Las APIs son, por tanto, la llave que pone en marcha este nuevo paradigma en los procesos de pago online y, lo más importante, disponen de un potencial de desarrollo y reconceptualización con el que los expertos esperan que continúen revolucionando el mercado en el futuro.


Las ventajas del open banking para las pymes


La nueva regulación europea que abrió la PSD2 en cuanto a pagos online ha creado un nuevo escenario que, sin duda, facilitará el funcionamiento diario de las pymes. El simple hecho de dar acceso a terceros al software de cada entidad bancaria a través de las “Open APIs” permite que las empresas fintech puedan entrar en escena y aporten nuevas propuestas y prestaciones a través de sus propios desarrollos. De esa manera, además de surgir nuevos modelos de negocio, algo beneficioso para la economía a gran escala, se simplifican las gestiones y procedimientos diarios de cualquier pyme que se quiera adaptar a los nuevos tiempos. Un ejemplo muy ilustrativo es la posibilidad de integrar distintas cuentas bancarias de diferentes entidades en la misma aplicación.


Otros elementos positivos de esta conciliación bancaria en una única plataforma son la minimización de posibles errores, al eliminar el factor humano, y la ocasión de disponer de una visión global más clara y gráfica de la marcha financiera de la compañía. No se refiere a cualquier cosa: para tomar las decisiones adecuadas, un empresario ha de disponer de la mejor “fotografía” posible que le permita valorar eficientemente, a partir de datos claros y ordenados, las acciones a seguir.


Yendo un poco más allá de la agilidad, el ahorro de costes y la eficacia en la gestión empresarial a los que contribuyen las fintech, algunas de ellas incluso ofrecen al empresario la posibilidad de acceder a productos financieros sin necesidad de salir de su propia aplicación. Visto todo lo anterior de manera conjunta, nos encontramos con unos nuevos softwares de gestión que actuarán como plataforma única, mientras los bancos intervienen como proveedores de las operaciones financieras.


El futuro ya está aquí: un nuevo modelo de facturación


Pero la revolución no se limita en exclusiva a la operativa bancaria, sino que se extiende hasta otras áreas corporativas tan fundamentales como la facturación de la empresa, desde la creación de un presupuesto hasta la emisión de facturas, pasando por la posibilidad de integrar el correo electrónico en la misma app.


Todo el ahorro de tiempo que permite este novedoso concepto de programa de facturación supone inevitablemente un ahorro de costes que, a la larga, puede resultar determinante en el éxito del negocio. Como ejemplo, imaginemos por un lado el plazo necesario para elaborar a mano cada una de las facturas de la empresa y, por otro, el breve instante en el que se generan de forma automática independientemente de la entidad bancaria en cuestión.


Otro valor añadido de estas tecnologías aplicadas a la facturación y la gestión operativa de la empresa es el que se encuentran en ellas los comercios online. Gracias a las APIs desarrolladas específicamente para esta pujante modalidad de negocio, se pueden integrar las ventas y los clientes con la tienda online en la misma plataforma. Otra vuelta de tuerca que seguro no será la última. Las fintech llegaron para quedarse.


Fuente: infonews.com

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!