Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal actualidad

Inteligencia Artificial para la detección de fraude

0 comentarios
martes, 16 de abril de 2019
Inteligencia Artificial para la detección de fraude

El fraude es un problema actual. España se sitúa en el número 41 en tendencia de corrupción a nivel mundial y está tan extendido que muchas personas -sobre todo los jóvenes– lo consideran algo normal o justificado. Son datos del II Congreso Nacional Antifraude, organizado por la World Compliance Association para estar al día de nuevas estrategias y herramientas innovadoras para su detección.


Actualmente, se cometen gran variedad y volumen de fraudes. En concreto, el ciberfraude, es una tendencia en aumento. Pero la tecnología y, en especial, la Inteligencia Artificial, pueden también aportar soluciones.


La importancia de la velocidad en la detección de fraude


Hoy en día, muchos procesos de nuestra vida cotidiana están influenciados por el análisis de datos. Por ejemplo, un algoritmo puede llegar a "decidir" si se nos concede un préstamo. Convivimos con grandes volúmenes de datos que generamos y se "escuchan" diariamente, sobre todo a nivel tecnológico.


Esto facilita que se produzca el fraude, debido en parte a un comportamiento más laxo, por comodidad o despreocupación, por parte del usuario. Sin embargo, el análisis de estos datos también facilita que se analicen posibles comportamientos fraudulentos, previniendo y evitando que estos proliferen.


Aprendizaje automático para la detección de fraude


Si ponemos el foco en la rapidez en la detección de fraude, existen técnicas que pueden agilizar aún más los resultados. Se trata del Machine Learning o aprendizaje automático, una técnica de la Inteligencia Artificial.


¿En qué se basa ese análisis automático? La máquina aprende a identificar patrones fraudulentos en base al comportamiento de los clientes del banco. Es decir, cuando el usuario se sale de unos patrones habituales, el sistema da una alerta.


A continuación, pueden darse varios escenarios según la gravedad: se bloquea la tarjeta, se llama al cliente o se revisa la transacción por parte del banco. De esta forma, se investigan los comportamientos diferentes por si se trata de un fraude.


Es importante destacar que al final del camino siempre hay una persona: los sistemas automáticos pueden detectar el fraude pero las máquinas no tienen todavía "sentido común".


Fuente: huffingtonpost.es

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!