Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Basics

Hacia nuevas formas de identificación biométrica

0 comentarios
jueves, 31 de mayo de 2018
El cuerpo humano se ha convertido en la clave de seguridad más difícil de replicar
Hacia nuevas formas de identificación biométrica

 El 20 de septiembre de 2013 se presentaba el nuevo iPhone 5S con una característica diferente: el lector de huella dactilar. No fue el primer teléfono en introducir esta tecnología, pero sí que se convirtió en el primero de una moda que actualmente es un requisito imprescindible en teléfonos de todo tipo y un gran aliado para bancos y compañías que buscan la mayor seguridad para sus clientes. 

 

El uso del cuerpo humano como sistema de autentificación cada vez es más común, y además de la huella dactilar se emplea la cara, el iris, el reconocimiento por voz, venas e incluso el latido del corazón. Gracias al KYDC (Know Your Digital Customer) las empresas pueden identificar a los clientes de manera digital en cualquier momento y lugar, antes, durante y después de la contratación. Como importantes casos de uso está la creación de cuentas bancarias, sustituyendo tener que acudir a las oficinas, por procesos de identificación biométrica y firma electrónica.

 

En BBVA, por ejemplo, crearon el año pasado Veridas, una nueva sociedad tecnológica especializada en biometría que permite la autenticación digital de la identidad personal a través del reconocimiento facial, de voz o de imágenes o documentos o con la lectura de huellas. Gracias a esto es posible crear una cuenta en el banco mediante un selfie.

 

CaixaBank, por su parte, tiene implantada la firma con reconocimiento biométrico en toda su red de oficinas. A día de hoy, todos los procesos se firman en unos equipos con pantalla táctil y tecnología biométrica que permiten recoger los datos biométricos de las firmas de los clientes (presión, orientación del trazo...) y guardarlos de forma segura en el mismo contrato que se firma garantizando así su validez jurídica.

 

EL COMPORTAMIENTO

 

Además de la identificación y la firma biométrica, compañías como Ecertic han empezado a trabajar en la biometría del comportamiento. Es normal ir a un bar y cuando el camarero te ve y comprueba la hora que es, te pone tu café preferido. Esto mismo es lo que permite la biometría del comportamiento. Si entre los días 3 y 5 de cada mes accedo a una aplicación desde mi casa para hacer una determinada transferencia, eso es biometría del comportamiento, tenemos ubicación, acción, intervalo temporal, interés o deseo... entonces, ¿por qué no pasa como con el café y la aplicación bancaria, nada mas acceder (identificándome como al entrar al bar), no me ofrece directamente la operación sin tener que estar buscando en la plataforma? Esta tecnología ya se emplea, pero ahora hay que enfocarla a casos de uso donde no se analice solo cómo se comportan los usuarios en general, sino que se pueda llegar a segmentar en uno, es decir, cada usuario es único y se comporta de manera unívoca en determinados aspectos, por lo que tiene una biometría del comportamiento.

 

LA VOZ

 

La forma de hablar de cada persona es diferente, lo que otorga a la voz el poder de convertirse en otro elemento identificativo muy valioso. La huella vocal de una persona es única y son más de cien elementos lo que la diferencia de cualquier otra. Por ello, la biometría de voz está considerada como una de las más seguras. En la actualidad, existen más de 300 millones de usuarios que utilizan las soluciones de biometría de voz para verificar su identidad. Algunas de las empresas que ya están utilizando estos sistemas biométricos son Banco Santander, Bolsas y Mercados Españoles, BBVA-Bancomer, HSBC, Deutsche Telecom o Talk Talk.


Fuente: Expansión

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!