Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Basics

Todo lo que necesitas saber de Apple Card, la tarjeta de crédito de Apple

0 comentarios
jueves, 22 de agosto de 2019
Todo lo que necesitas saber de Apple Card, la tarjeta de crédito de Apple

En el pasado evento «It’s Showtime» Apple presentó Apple Card, su primera versión de lo que entiende que debería ser una tarjeta de crédito. Es previsible que las integraciones con sus dispositivos móviles le permitan cada vez mejorar y ampliar los servicios asociados, y buscar sinergias que aumenten el atractivo del producto para captar nuevos usuarios.


Al igual que otras tarjetas de crédito tienen descuentos en conciertos, obras de teatro, viajes, peluquerías, etc. Nada impide a Apple que con nuevas versiones aumenten las razones para usar la Apple Card e incrementar así la cantidad de dinero que pasa por las cuentas de Apple, aunque no se quede en ellas.


Los estudios cifran la deuda media en tarjetas de crédito de los americanos entre 6.000 y 8.000 dólares, con algunos segmentos sociales llegando a los 10.000 dólares (hay 327 millones de personas en EE.UU.).


Según el Banco de España, hay cerca de 52 millones de tarjetas de crédito en circulación y un tercio de los pagos se hacen con tarjeta de crédito. Estos datos explican por sí mismos por qué acaparar ese negocio es un nicho importante que deja mucho dinero aunque sólo sea por hacer de intermediario.


Información sobre Apple Card


Activación de la tarjeta Apple Card. Se realiza dando un toque con la tarjeta en el iPhone. La activación se produce con la aparición de una ventana de la tarjeta y un botón de activación, al estilo del emparejamiento de los AirPods.


No hay penalización con intereses en la Apple Card. Apple Card no tiene comisiones por retrasos en el pago y no tiene tasas de penalización. Seguirás pagando el interés acordado sobre tu deuda, sin incrementos. Los retrasos si impactarán en la puntuación de crédito (que será importante a la hora de la renovación).


Apple siempre intentará que los usuarios de Apple Card estén situados en el tramo más bajo de intereses. Aunque no hay nada rompedor en los intereses que va a cobrar Apple Card (entre el 13 y el 24%), Apple procurará que todos los usuarios empiecen en el tramo más bajo.


La deuda se podrá pagar a través de una cuenta bancaria o a través de Apple Cash. No es necesario Apple Cash para pagar el crédito, aunque el dinero que Apple devuelve por las compras puede usarse para pagar el saldo también.


Apple Card no necesita ni muestra firmas. Ni la tarjeta física ni la app mostrarán ninguna firma. Ya no es obligatorio comprobar la firma en los pagos, aunque algunos sitios pueden no querer renunciar a ese paso.


La tarjeta física no permite pagos sin contacto. Probablemente la característica de seguridad más importante que ofrece Apple Card es la generación de números de tarjeta virtuales para pagos por internet que no admitan Apple Pay.


La AppleCard física no tiene número a la vista. La app muestra los últimos cuatro dígitos del número de la tarjeta, que se encuentra en la banda magnética. Nunca se  verá el número completo de la tarjeta, lo que complica que la suplanten.


En vez de este número, se puede obtener un número virtual y un código de confirmación virtual (CCV) desde la app. Puede usarse para las compras que no se puedan hacer con Apple Pay a través del teléfono o por internet. Este número es semipermanente, es decir, se puede utilizar mientras se desee, o generar uno nuevo. De esta manera se puede acotar dónde y cuándo se usa el número virtual (se podrá generar uno cada año o cada seis meses, por ejemplo).


Cada compra requiere un código de confirmación. Esto hace aún más complicado que alguien utilice el número de tarjeta (robado) para pagos por internet (similar a los SMS que incluyen un número de confirmación que ya son habituales en tantos servicios).


La tarjeta física tiene un número fijo en la banda magnética, pero no se sabe cuál es. Es importante saber que el número que tiene la tarjeta física y el que aparece en la app pueden ser completamente distintos y no tiene ninguna importancia que no coincidan. Sólo se sabrán los últimos cuatro  dígitos de la PAN (Private Account Number) en la tarjeta física.


Si se pierde la tarjeta o la roban, se recibe una nueva gratuitamente, y se puede congelar la tarjeta desde la app en caso de robo o fraude.


Por el propio diseño de Apple Card, toda compra con la tarjeta requiere identificación biométrica aparte de las compras con la tarjeta física. En el caso de una transacción que no use Apple Pay, tendrán que obtener el número de la tarjeta en la app, que se desbloquea usando Touch ID o Face ID. Para transacciones través de Apple Pay, se autentican en el momento de la transacción.


Cuando se usa Apple Card, el número virtual se incluye en autorelleno en Safari. De manera que cuando alguien se de alta va a tener automáticamente el número de la tarjeta virtual que Apple genera en Safari en iOS y en Mac.


De momento no están pensadas tarjetas multiusuario o tarjetas compartidas. De momento es una tarjeta por persona y cuenta.


El ratio en cambios de divisa lo fija MasterCard. No hay tasas por pagos en otras monedas, pero el cambio lo determina la red. Los usuarios de Apple Card tienen que tener activado el factor de doble autenticación para suscribirse.

 

Goldman Sachs no venderá  datos para que otras empresas hagan marketing con ellos. Los datos se utilizarán para reportes internos pero no se usarán para marketing interno o externo o publicidad. Eso incluye a terceras empresas.


Apple se ha decidido por la fidelización a través de pagos en dinero porque les ha parecido la forma más transparente y eficaz de premiar el consumo de todas las opciones disponibles (más que los puntos o los productos canjeables).

 

Fuente: faq-mac.com

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!