Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

La suplantación de identidad, un delito que aumenta año tras año

0 comentarios
miércoles, 03 de mayo de 2017
La suplantación de identidad, un delito que aumenta año tras año

Hacerse pasar por otra persona mediante el robo de datos es un problema que va en aumento, sobre todo por el impulso de Internet y las redes sociales. De hecho, esta situación ha incrementado un 178% en los dos últimos años, según datos de la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI).

 

Todos sabemos que Internet cuenta con múltiples beneficios y ventajas, pero también presenta peligros ocultos que pueden poner en jaque hasta a la multinacional más preparada. Uno de los problemas que pueden aparecer es la pérdida de datos, que alguien nos robe información o que suplante nuestra identidad. Basta con que un delincuente acceda a ellos para usurpar nuestra identidad y vaciar nuestra cuenta bancaria. Con un simple DNI o con los datos personales adecuados, un defraudador puede solicitar préstamos, contratar tarjetas de crédito, hacer transferencias, realizar compras financiadas (coches, viviendas) o hasta organizar un matrimonio en nombre de su víctima.

 

Por tipos de incidentes, los ataques con troyanos -un tipo de malware que permite al hacker acceder de forma remota al dispositivo- son los más numerosos, y están presentes en más de la mitad de los ataques; seguidos de la explotación de vulnerabilidades del sistema (17,6%); la infiltración de código malicioso (9,6%), y los gusanos (5,3%). El phishing -fraude informático mediante la suplantación de identidad-, pese a sólo representar el 0,9% de los ataques, ocasionó pérdidas el año pasado por valor de 60 millones de euros.

 

Uno de los objetivos más comunes del robo de datos personales es la contratación de servicios o la compra de ciertos objetos dando el número de cuenta o la tarjeta de crédito de una tercera persona, que puede acabar incluso en un registro de morosos al rechazar las facturas por algo que realmente ni ha comprado ni está utilizando.

 

Sin embargo, el gran problema que existe en la actualidad en cuanto a la ciberseguridad no es el hecho de que alguien pueda robar nuestra información, sino que nosotros mismos se la facilitemos a terceros sin ser conscientes de ello. Cada vez que nos conectamos a la red y nos registramos en una página, nos abrimos una cuenta en una red social o instalamos una aplicación estamos cediendo información a las compañías que gestionan ese software.

 

Además de este gran talón de Aquiles, en general el grueso de las empresas también peca de una mala organización a nivel tecnológico que provoca que su seguridad esté muy debilitada y sus datos queden a merced de los ciberataques. El principal motivo de estos ciberataques es la obtención de un beneficio económico por parte de los delincuentes, pero también es lograr accesos no autorizados a cuentas de directivos o altos cargos de las empresas con la finalidad de robar información.

 

En términos de seguridad, por tanto, lo mejor es pensar que una empresa es como un ser humano. Tomar medidas de precaución no significa que no puedas enfermar pero desde luego sí potenciará que no seas propenso a hacerlo. Operar en Internet es lo mismo, no existe una seguridad total pero sí se pueden tomar ciertas medidas para proteger, dentro de lo posible, la integridad de tu empresa frente a los hackers.

 

 

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!