Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. ¿ Estas de acerdo en continuar ?

902 033 733
Área Privada

Canal Estrategia

La tecnología, clave para la seguridad en los bancos

0 comentarios
martes, 22 de mayo de 2018
La tecnología, clave para la seguridad en los bancos

Las instituciones financieras son uno de los grupos más atacados por la delincuencia, debido a su principal actividad, el manejo de dinero. Es por ello que también es un área de la economía que requiere altos parámetros de seguridad y la tecnología que requieren es cada vez más avanzada, esto debido a los cambios que se han suscitado en los últimos años y al modo de operaciones que se llevan a cabo.

 

Una seguridad adaptable, una sólida autenticación de los clientes y métodos de detección de fraudes serán los factores potenciadores fundamentales de la banca abierta y de los beneficios que brindan a consumidores, instituciones financieras y FinTech por igual.

 

Lo más probable es que los futuros usuarios realicen pagos, manejen sus inversiones y participen en otras actividades financieras a través de servicios FinTech, plataformas bancarias e incluso aplicaciones de redes sociales como Facebook. Pero como dice el refrán, si no puedes con tu enemigo, únete a él. La banca tradicional, para no perder, debe seguir el ritmo del avance tecnológico, invirtiendo directamente en innovación o quizás absorbiendo, financiando o asociándose con estas 'fintech', en escenarios de colaboración. Asimismo, debe adaptar su modelo de negocio para acercarse mejor a lo que el cliente quiere, volviendo, de alguna manera, a la banca relacional.

 

Cuando toda esta innovación, apertura y asociación despeguen, los bancos se verán obligados a fortalecer la infraestructura de seguridad para garantizar que las cuentas e información de los clientes estén protegidas en un entorno bancario abierto. Esto implicará implementar robustas prestaciones de autenticación de identidad, así como herramientas de prevención de fraude.

 

Cada vez es más común realizar transacciones mediante nuestros teléfonos móviles, realizar pagos o depósitos online y ¿por qué no? hasta tramitar créditos e hipotecas. Dada la proliferación de fraudes bancarios realizados con credenciales robadas obtenidas mediante suplantaciones de identidad, redirección de navegadores, programas maliciosos para ataques, amenazas persistentes avanzadas, capturadores de contraseñas, capturadores de pantalla, dispositivos móviles extraviados o robados y troyanos de acceso remoto, entre otros, la autenticación bancaria y la prevención de fraudes requieren una estrategia de varios niveles. Al mismo tiempo, se debe garantizar que estas estrategias de seguridad no tendrán un impacto adverso en la experiencia del usuario.

 

Los siguientes niveles de autenticación y antifraude serán fundamentales para que los bancos garanticen que el fraude no perjudicará las iniciativas de la banca abierta.

 

Identificar la huella electrónica del dispositivo usando una amplia variedad de técnicas para identificar no solo al usuario sino también el dispositivo del usuario. Entre algunas de estas técnicas se encuentra la identificación de la dirección IP del dispositivo, la zona horaria, el sistema operativo, los navegadores, las fuentes y versiones del navegador y las dimensiones de la pantalla. Con una identificación precisa de la huella electrónica del dispositivo, los servicios de prevención de fraudes pueden establecer si un dispositivo se ha utilizado en intentos previos de vulnerar un sistema informático y posiblemente incluirlo en la lista negra.

 

Protección de navegación en puntos finales que identifica de forma rápida y transparente los programas maliciosos en transacciones con dispositivos y evita que los hackers utilicen estos exploits para robar información o realizar transacciones fraudulentas.

 

Protección de aplicaciones móviles para garantizar que un dispositivo móvil no ha sido alterado para eliminar las limitaciones impuestas por el fabricante (jailbroken), que las claves de cifrado no han sido clonadas y que el software ha sido modificado. La autoprotección de aplicaciones en tiempo real protege la aplicación durante su ejecución y reacciona en tiempo real si se detecta una amenaza.

 

Firma de transacciones y análisis de comportamiento. Los bancos tienen gran cantidad de información sobre patrones de transacciones de los clientes que pueden aprovechar para hacer un análisis de comportamiento con el fin de determinar el riesgo de fraude de cada transacción.

 

La firma de transacciones móviles puede validarse solicitando al usuario que deslice sus dedos para verificar la transacción, garantizando que fue intencional. Los análisis de comportamiento pueden monitorear y analizar patrones de digitación y movimientos del ratón, o la forma en que un usuario diligencia un formulario para detectar si un usuario diferente se ha apoderado del dispositivo.

 

Estas estrategias de seguridad multidimensionales no solo protegen contra el fraude y el robo, sino que también constituyen un importante potenciador de negocios que permite a los bancos y otras organizaciones financieras aprovechar la ‘plataformización’ y todas las innovaciones de estilo de las Fintech, a medida que van evolucionando, sin asumir riesgos innecesarios. Los beneficios para los consumidores serán extraordinarios, siempre y cuando su información y cuentas estén protegidas.

Tu opinión nos interesa

Nombre:  *
Email:  * (No será publicado)
Comentario:  *

No hay ningún comentario, sé el primero en comentar!